El Mediador es una persona física, natural que se halla en pleno disfrute de sus derechos civiles, siempre que la legislación no lo impida o que estén sujetos a incompatibilidad, y que posea como mínimo el título de grado universitario de carácter oficial, y que la formación necesaria de forma específica avalada por el Ministerio de Justicia.

En una sesión de mediación, todas las partes comparten sus puntos de vista. El Mediador hace preguntas a fin de asegurar un entendimiento claro de todas las cuestiones relevantes para las partes, de sus intereses, y posiciones.

Un Mediador no actúa como abogado de ninguna de las partes ni da asesoramiento jurídico. En ningún caso se convierte en el ‘juez’ que evalúa o juzga las cuestiones que se tratan en el proceso, ni tampoco decide quién gana o pierde.

Es fundamental dejar claro el carácter de confidencialidad que tiene todo el proceso de mediación, llegando incluso a no poder formar parte de un posterior proceso judicial, caso de no llegar a ningún acuerdo, ni toda la documentación aportada para la mediación, ni llamar de testigo de una de las partes al Mediador.

El Mediador asiste a las personas que están mediando para crear y evaluar opciones a fin de resolver el conflicto. Cuando las partes alcanzan un acuerdo, los extremos de este son revisados, reflejados por escrito, y firmados por todas las partes.

Como tal, un acuerdo puede ser legalmente vinculante, y por ello, es necesario explicar a las partes su grado de compromiso con el acuerdo alcanzado. Se recomienda elevar a escritura pública dicho acuerdo.

Es esencial el concepto de “consentimiento informado”. En tanto en cuanto los participantes entienden la naturaleza de un proceso de mediación y, efectivamente consienten en participar en el proceso descrito, la mediación se convierte en posible y apropiada para sus fines.

Puesto que es un proceso voluntario, siempre que las partes así lo quieran, y para aquellas cuestiones relacionadas con el ámbito civil, mercantil, educativo, familiar, intercultural, penal, sanidad, laboral, y de consumo.

Manuel Navarro, arquitecto en nuestro Estudio de Arquitectura, es Mediador con la formación específica avalada por el Ministerio de Justicia y puede ser tu intermediario en cualquier conflicto, tanto de arquitectura como de otro ámbito, que puedas tener. Contacta con él en el 952 073 988 para solucionar cualquier problema de una forma menos agresiva y económica que la judicial.