Tipos de deficiencias por calificación. A la hora de hacer la inspección técnica de edificios siempre encontramos desperfectos que tienen diversas clasificaciones.

Inspección Técnica de Edificios (ITE) tiene por objetivo verificar el estado general de conservación de las edificaciones. Se realiza en viviendas destinadas al uso residencial con más de 45 años de antigüedad y que estén ubicados en municipios con una población mayor a 25 habitantes. También permite medir su nivel de accesibilidad y su eficiencia energética.

Principales tipos de deficiencia por su clasificación.

Es decir con la ITE se busca conocer si la edificación reúne las condiciones necesarias para su uso residencial. Si la ITE es favorable tiene una validez de 10 años, entre los aspectos que se revisan en la inspección encontramos:

  • Estructura y cimentación de la edificación.
  • Nivel de estanqueidad de cubiertas, aleros y azoteas.
  • Fachadas y paredes.
  • Medianeras y paramentos como cornisas, voladizos, entre otros.
  • Instalaciones de fontanería y saneamiento.

Cuando se tiene que pasar la inspección técnica de edificios, normalmente surgen algunas dudas entre los vecinos sobre los tipos de desperfecto que se pueden encontrar y su calificación, seguidamente te mostramos cuáles son los principales tipos:

  • Deficiencias muy graves: son aquellas que representan un riesgo generalizado e inminente para la estabilidad del edificio, debido a su gravedad o alcance. Requieren que se tomen medidas inmediatas para subsanar dichas deficiencias, para evitar que el edificio sea desalojado y declarado en ruina.
  • Deficiencias graves: es un riesgo para la seguridad o estabilidad de algunas partes del edificio o causan graves problemas de salubridad, representan un riesgo para las personas o sus bienes, requieren de la adopción de una primera fase de medidas cautelares y una segunda fase de ejecución de obras.
  • Deficiencias importantes: Afectan la funcionalidad y salubridad del edificio, a pesar de no representar riesgos inminentes para la seguridad de las personas o la estabilidad del edificio. Hace necesario que se corrijan prontamente a través de labores que van más allá del simple mantenimiento.
  • Deficiencias leves: aquellas deficiencias no incluidas en las categorías anteriores, pero que hacen necesaria la realización de trabajos de mantenimiento preventivo o correctivo a fin de evitar se conviertan en deficiencias mayores.